Sala de redacción

Jóvenes en Bolívar lo dan todo para defender el voto y la participación

De 309 mil jóvenes que se esperaba se inscribieran para ir a los comicios, Voto Joven estima que solo se logró atender a 18 %, en la jornada dispuesta por el Consejo Nacional Electoral recientemente 8 julio 2024

Por María Laura Aray/ Escuela Cocuyo

En Venezuela, se ha visto a través de la historia que las y los jóvenes viven inquietos por ser escuchados y escuchadas, piden que les dejen participar y expresarse a favor de un cambio político; pero el contexto en el que se desenvuelven ofrece cada vez menos garantías para ejercer el derecho al voto y, en caso de haberlas, no son realmente accesibles, como el poco tiempo que dio el Consejo Nacional Electoral (CNE) para el Registro Electoral (RE).

Si bien es cierto que en Bolívar las y los jóvenes (y lo veremos más adelante) están encaminadas y encaminados a la participación activa y, hoy en día, echan mano de otros recursos como el uso de las redes sociales para mantener conexión con sus iguales, consideran que el trabajo comunicacional del Consejo Nacional Electoral (CNE), principalmente dirigido a este target, es uno de los aspectos que requieren ser reforzados y actualizados.

Años anteriores, comentan, el ente hacía propagandas dirigidas a los que estaban por cumplir los 18 años, y enfatizaba la importancia de estar inscritos en el RE. Además, disponía del cronograma a tiempo y abría los centros para el registro con un margen reglamentario para la actualización de datos y migración de domicilio.

Pero ahora, de acuerdo con la coordinación de Voto Joven (VJ) en Bolívar, en lugar de crear estrategias para reducir brechas, las amplían mucho más y esto desmoviliza a este sector de la población.

Con una data de 309 mil jóvenes que en el estado Bolívar requerían formalizar su inscripción para ir a los comicios, Voto Joven estima que solo se logró atender a 18 %, en la jornada dispuesta por el Consejo Nacional Electoral (CNE), desde el 18 de marzo hasta el 16 de abril.

“Hacen falta muchas más campañas y jornadas verdaderamente accesibles para los jóvenes, para poder atender la necesidad que tenemos en el estado y en toda Venezuela”, afirma Inés Davalillo, coordinadora de VJ.

Dentro de los principales obstáculos para el ingreso en el Registro Electoral (RE) estuvo la cantidad limitada de puntos disponibles. En cada uno de los 11 municipios solo se habilitó un punto en las respectivas plazas Bolívar, además de la Oficina Regional Electoral, en Ciudad Bolívar.

Por ejemplo, el municipio Caroní, que es uno de los más poblados en el estado, solo contó con una máquina que permitía atender aproximadamente a 220 personas al día.

Davalillo resalta que el poco tiempo para el registro (un mes), las fallas de energía eléctrica y la temporada de Semana Santa fueron algunos de los factores que influyeron en el bajo porcentaje de nuevos inscritos.

Aun así, el grupo de voluntarios movilizadores de los partidos se esforzó y desplegó para generar conciencia, resaltando que el registro electoral es un paso para llegar al voto.

Se hicieron (y se continúa con esta tarea) encuentros y conversatorios para que los nuevos votantes también se conviertan en multiplicadores de este mensaje.

En esta labor también tratan de influir a los que aún no están inscritos, con la intención de que lo hagan considerando que, de acuerdo con el artículo 28 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales, el RE se rige por el principio de ser de carácter continuo.

Los líderes de distintas toldas políticas coinciden en que el derecho al sufragio es un granito de arena para empezar a decidir y construir el país, y destacan que es importante que todos los ciudadanos se involucren en los procesos de participación política.

En la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) Guayana igualmente se toman acciones para incentivar la participación en procesos electorales. Desde diciembre del 2023 hasta abril del 2024, lograron movilizar alrededor de 210 jóvenes para su inscripción en el RE.

Este fue un primer paso, al que se suman los contactos con partidos políticos en la región, organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil en general, para reforzar las actividades que incentiven las elecciones.

El consejero de extensión, Martín Medina, reseña que dentro de la universidad consultaron a los jóvenes sobre el futuro de Venezuela, cuál era su interés en votar y si creían que su participación haría la diferencia.

“Con base a esa información, hicimos un folleto en el que le escribíamos qué podían hacer (…) si querían participar activamente, le indicamos cuál era la invitación que les hacíamos, les dijimos la importancia de ser testigos de mesa, los ayudamos y orientamos a dónde debían acudir”, añade.

En diciembre de 2023, aproximadamente 60 jóvenes de la UCAB Guayana manifestaron interés por inscribirse en el RE, para febrero de este año la cifra había aumentado a 300 y, posteriormente, se sumaron más.

Este tipo de acciones, igualmente, se desarrollan en otros espacios universitarios, con el alcance que cada uno tiene para promover la participación.

Por su parte, el coordinador estatal de la Jpsuv, Anthoni Salazar, considera que la última jornada del RE en la entidad fue satisfactoria, pues la población sí se movilizó y acudió a los puntos dispuestos para el proceso.

Señala que el trabajo del CNE permitió el registro de más de 180 mil jóvenes en el ámbito nacional, los cuales podrán ejercer su derecho al voto el próximo 28 de julio. “Un evento muy positivo para la juventud venezolana e, incluso, para las personas que decidieron hacer un cambio de residencia”, dice.

Asegura que los muchachos están asumiendo roles, están demostrando interés en torno a la política y están decididos a participar “en una democracia desarrollada por la revolución bolivariana, para que todos puedan expresarse”.

“La juventud, en todos sus ámbitos, está inmersa en el proceso y tiene la voluntad de salir el 28 de julio a votar y a defender esta historia que implementó el comandante Hugo Chávez, y seguimos con el presidente Nicolás Maduro”, sostiene.

Y así como hicieron frente a los obstáculos impuestos desde el CNE, también se propusieron llenar los vacíos informativos. Virgilio Laverde, coordinador regional de Vente Venezuela (VV) sostiene que crearon canales y plataformas de difusión, por donde difunden cadenas con datos e información verificada.

Desde la UCAB Guayana, específicamente desde el Consejo General de Representantes Estudiantiles (Cogres), hay un grupo que chequea quién o qué organización difunde los contenidos y de esta universidad, los comparten. A la vez, están prestos para ayudar a los estudiantes que quieren saber cómo verificar y distribuir información verdadera.

De esta manera divulgan resultados, análisis, estadísticas o fechas, lo cual respaldan también con datos precisos de voceros autorizados de los partidos e investigadores, para que la información dada sea más confiable.

Dejar una huella 

En Venezuela, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Juventudes (ENJUVE-UCAB) de 2021, “durante los años de crisis la población venezolana se ha empequeñecido y la cifra de jóvenes de 15 a 29 años se ha reducido a 6 millones 817 mil. En comparación al año 2013, hay poco más de un millón de jóvenes menos en el país”.

Los y las jóvenes, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), son las personas entre los 15 y 24 años de edad.

Esta población también se ve afectada de manera diferenciada por la emergencia humanitaria compleja (EHC) que vive el país: pocas oportunidades de empleos, deserción escolar, embarazos tempranos, migración, violencia.

En ese lapso de estudio, 78 % de los jóvenes encuestados manifestó insatisfacción con el funcionamiento de la democracia en Venezuela. 37 % de ellos estaban doblemente excluidos: ni estudiaban ni trabajaban.

Con esta marcada desigualdad social, es un reto mantenerlos movilizados, participando en los procesos electorales y dando su aporte sobre el rumbo para construir el cambio en Venezuela. Aun así, el trabajo no deja de hacerse, de acuerdo con Inés Davalillo.

Para muestra, la huella que va dejando Virgilio Laverde, quien a sus 24 años defiende el voto como la herramienta para la transformación. “2030 suena muy lejos, por eso estamos entregando todo por el cambio. Lo digo yo que estoy en el último semestre de mi carrera, a punto de ser médico. El semestre culmina en julio, justo con la campaña electoral y la elección presidencial. Estamos entregando todo para asegurar un futuro mejor”.

Él ha estado en talleres de formación política con jóvenes de Bolivia, Chile y El Salvador, lo que le ha permitido tener una perspectiva sobre la realidad de la región y del país, al tiempo que ha podido aplicar algunos conocimientos en Bolívar, un territorio que se ha visto degradado por el masivo extractivismo minero que ha generado enfrentamientos violentos en los pueblos mineros, provocando desapariciones forzadas, asesinato de líderes indígenas, esclavitud moderna de adultos y niños, prostitución forzada, degradación ambiental y proliferación de enfermedades.

Como Laverde, más de 100 jóvenes se han sumado a VV en Bolívar, los cuales — junto a otros partidos, organizaciones y movimientos estudiantiles—  conforman un engranaje en el ámbito nacional, para conectar con los chamos y motivarlos al sufragio.

En estas dos últimas décadas, en diferentes momentos, los jóvenes han sido protagonistas de la defensa de la libertad y los derechos humanos: en 2002 se les vio en la calle, tras la convocatoria del paro petrolero; en 2007 los llamaban “las manitas blancas”; en 2014 protagonizaron una manifestación por el Día de la Juventud, este 12 de febrero asesinaron a dos jóvenes e hirieron a otras 23 personas; en 2017, exigían el regreso a la institucionalidad del país. El Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (Ovcs) contabilizó que en ese lapso hubo 163 muertos en el escenario de las protestas. 

Pero también, del otro lado de la acera, en la militancia del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), hay quienes que, como Stefan Gudiño, concejal en Angostura del Orinoco, se muestran como ejemplo de las nuevas generaciones que han crecido en pleno siglo XXI, “porque se les ha transferido participación en la toma de decisiones”.

Lo considera como un reto marcado en los más de 30 momentos electorales desarrollados en el país y en los cuales la juventud ha podido ser parte.

Gudiño celebra el más reciente proceso de registro electoral, en el cual -asegura- participó un número importante de jóvenes. Sin precisar la cifra, destaca que, de manera voluntaria y confiando en la democracia, acudieron a los puntos establecidos para su inscripción, por lo que en los próximos escenarios electorales habrá “una alta participación de la juventud”.

También expone que “solo en revolución” ha sido posible que jóvenes como él tomen cargos en el concejo municipal, o cumplan tareas de elección popular teniendo labores de alcaldes, legisladores, dentro de la maquinaria del Psuv en la comunidad, entre otros.

“A nuestra generación le ha tocado el desafío de vivir distintos momentos que, sin duda alguna, están marcados por la fortaleza y la voluntad de siempre echar hacia adelante”, sostiene.

Enfatiza que se ha visto a muchos migrar bajo la propuesta de encontrar en otras fronteras las bondades que solo en Venezuela es posible alcanzar; pero a la vez cree y defiende la teoría de que a través del escenario democrático y electoral se puede crecer como país.

“Como grupo creemos y presentamos proyectos y propuestas que permitan a las nuevas generaciones incorporarse a la vida social, no solo en el ejercicio de gobierno de elección política, sino en la búsqueda de planes como lo es la Gran Misión Venezuela Joven”, expresa el militante de la Jpsuv.

¿Son tomados en cuenta? 

No sólo el reciente desempeño del CNE está en boca de los jóvenes en Bolívar, también los discursos de quienes están en la carrera presidencial los preocupa. ¿Hablan de nosotros? ¿qué proponen? ¿qué nos ofrecen? Son algunas de sus interrogantes.

Desde el discurso oficialista, el mandatario Nicolás Maduro, quien también se medirá en las futuras elecciones presidenciales del 28 de julio, pronuncia frecuentemente mensajes dirigidos a la juventud:

“Vamos a proteger y acompañar a la juventud venezolana. Es el programa más ambicioso, poderoso que jamás se haya hecho en Venezuela, una misión de nueva generación para renovar y mejorar lo que pueda ser mejorado”, expresó cuando lanzó la Gran Misión Venezuela Joven, en febrero de este año, con la cual pretendía atender a un poco más de cinco millones de jóvenes.

Discurso que avala Anthony Salazar, también de la Jpsuv, quien argumenta que, si bien las sanciones son una de las dificultades que enfrenta el país, el presidente Nicolás Maduro se ha empeñado en darle protagonismo a la juventud venezolana.

“Ha implementado estrategias para llevar un buen desenvolvimiento de la juventud. Está la aprobación de los créditos para el emprendedor y se está haciendo efectivo en las cuentas de más de 40 mil jóvenes en el ámbito nacional. Además, se están incorporando vértices para aprender idiomas (…) algo productivo referente a lo que demanda la juventud”, manifiesta.

También, del otro extremo se reconoce que algunos dirigentes, como María Corina Machado, tienen interés por decirles cosas y hablan en “el lenguaje de los jóvenes”. Pero, exponen que la mejor forma que tiene un político para llamar la atención de jóvenes es mostrarles lo que se va a hacer y en dónde participan, cuáles son los lugares que tienen. “Mientras más haya oportunidad de participar, habrá más interés en los temas políticos”, insiste Martín Medina.

En este punto, Laverde asegura que lo que se vive en la actualidad es un proceso único en el continente y, ser parte de un acercamiento al cambio real y palpable les invita a comprometerse más y participar en lo que toman como una última oportunidad.

Al respecto, Leandro Rodríguez, analista político, sostiene que en el proceso de las presidenciales del 2024 es evidente que la participación de los jóvenes ha sido significativa, no solo en el discurso ideológico, sino en la acción desde cientos de comandos creados en el ámbito nacional y en distintas posiciones dentro de los partidos.

“Se ha visto un repunte sumamente importante en la voluntad del joven venezolano para poder participar en este proceso electoral, como nunca antes”, concluye el politólogo, en reconocimiento a las muchachas y muchachos que en Bolívar promueven la participación y defienden el voto.

Este contenido es un producto del taller Cómo hacer una cobertura electoral de calidad en tiempos de desinformación, de la Escuela Cocuyo 2024, el programa de formación y actualización de Efecto Cocuyo.