Sala de redacción

Comunidades desconectadas: falta de información afecta a los electores más vulnerables en Lara

Por: Carmenmilagro Aulino/ Escuela Cocuyo  Las comunidades del estado Lara con cortes de luz frecuentes, sin acceso a conexiones de Internet y fallas en los servicios públicos son las más afectadas por la desinformación en la región y la falta de información confiable sobre las elecciones presidenciales del próximo 28 de julio, lo que vulnera sus derechos… 10 julio 2024

Por: Carmenmilagro Aulino/ Escuela Cocuyo 

Las comunidades del estado Lara con cortes de luz frecuentes, sin acceso a conexiones de Internet y fallas en los servicios públicos son las más afectadas por la desinformación en la región y la falta de información confiable sobre las elecciones presidenciales del próximo 28 de julio, lo que vulnera sus derechos ciudadanos y políticos.

En Lara quedan aisladas numerosas comunidades que no pueden tener acceso a medios de comunicación ni a internet para conocer lo que sucede en el país, en la región e, incluso, en sus municipios.

En un contexto electoral planteado por las venideras elecciones presidenciales la falta de información y desinformación tiene una incidencia negativa en los votantes y sus vidas. En muchos sectores larenses ya no circula prensa escrita y la principal fuente de acceso a las noticias era la radio.

Sin embargo, solo en el mes de abril la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) sacó del aire a dos emisoras en Lara, Radio Cristal 610 AM y Radio Minuto 106.1 FM, a las que no les renovaron sus concesiones, y precisamente eran las más escuchadas para conocer cualquier hecho noticioso y las de mayor alcance en zonas populares.

La salida del aire de estas emisoras fue denunciada por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp), Espacio Público, el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (Ipys Venezuela) y la organización no gubernamental Medianálisis como un hecho que afecta la libertad de expresión y el acceso a la información.

El Sntp emitió un comunicado en el que explicó que “Minuto 106.1 FM era una emisora de corte popular, con música, espacios informativos y muy dedicada a la visibilización de denuncias de las distintas comunidades. Junto a Radio Cristal, también cerrada recientemente, tenía los espacios de opinión más importantes en Barquisimeto y otras poblaciones de Lara”.

Comunidades vulnerables de Barquisimeto están desinformadas

En Barquisimeto las comunidades asentadas en los sectores populares a las afueras de la ciudad ven limitado su acceso a la información por obstáculos como la falta de servicio eléctrico. Los cortes son diarios, la inestable señal de telefonía pública y móvil, la ausencia de cobertura de radio o televisión y el alto costo de servicios de internet privado, así como la escasa circulación de periódicos impresos en la región, son factores que incrementan la exclusión de estas poblaciones.

Los residentes de la comunidad Jacinto Lara, ubicada en el sector El Tostao, del municipio Iribarren, en la capital del estado Lara, se encuentran aislados del área metropolitana tras más de ocho años de asentamiento. Sus habitantes expresan que no disponen de más servicios que electricidad y agua, que además son restringidos, y no disponible en todas las viviendas, casas que han sido realizadas por autogestión de la comunidad a falta de respuestas de las autoridades.

Según datos del estudio Encovi 2023, el porcentaje de pobreza multidimensional de los habitantes de la ciudad de Barquisimeto es de 43,2%, indicador de análisis de vulnerabilidad social que integra variables como acceso a la educación, empleo, vivienda, servicios públicos e ingresos.

Al hacer foco en los indicadores de pobreza extrema por ingresos, en el caso de los barquisimetanos alcanza al 62,3% de la población incluso por encima del promedio nacional que se ubica en 59,1%, cifras que revelan las condiciones de precariedad y vulnerabilidad de los residentes de distintos sectores de la capital larense.

Darianny Mujica, habitante de la manzana 10 de Jacinto Lara, no tiene televisor en su casa, por lo que no puede ver noticias que le relanten lo que ocurre en el país; dice que hace años que no ve un periódico, “antes pasaba un señor, pero ya ni eso”. Darianny también afirma que está fuera de sus posibilidades recargar saldo al celular constantemente, por lo que no puede acceder a redes sociales.

Habitantes del sector Jacinto Lara contaron que para enterarse de lo que ocurre en el país deben salir a otras comunidades, inclusive al centro de Barquisimeto. En ocasiones visitan a sus familiares que residen en otros sectores y estos les informan de lo que ocurre en Lara y el resto de Venezuela.

Asimismo, los residentes de este sector de Barquisimeto comparten con sus vecinos la información que obtienen, y se articulan redes ciudadanas para que circule la información, pero comentan que en algunas oportunidades desconfían de esa información porque saben que hay muchas noticias falsas.

La falta de acceso a medios de comunicación hace que los habitantes de Jacinto Lara y otras comunidades cercanas sean más propensos a la desinformación al no poder acceder a los contenidos informativos de calidad o veraces.

Percy Rodríguez, otra vecina de Jacinto Lara, relató que cuando supo lo que “le había pasado a la candidata de la oposición”, en alusión a la inhabilitación política de María Corina Machado, entonces electa como candidata unitaria en las Primarias opositoras del 22 de octubre de 2023, “no lo podía creer” por lo que fue a otra comunidad para informarse mejor y entonces comprobó que “la candidata ya tenía tiempo inhabilitada”.

De acuerdo con Percy, quien tiene ocho años viviendo en Jacinto Lara, en pocas áreas de la comunidad reciben señal telefónica y de televisión, pero además son muy inestables ambas señales. Cuando se va la luz quedan completamente aislados e incluso pueden pasar hasta un día completo sin servicio eléctrico.

Las dificultades propias de las condiciones de vida del sector y la falta de recursos económicos para cubrir sus necesidades obligan a esta comunidad a organizar sus prioridades para subsistir.

En casos como el de Orlando Vega, un hombre de la tercera edad que vive solo, y Maribel Barreto, madre de tres hijos, sus hogares no tienen techo, sino que apenas llegan a cubrirlos parcialmente con trozos de plástico para protegerse de la intemperie.

Desinformación electoral en Lara

Chiquinquirá López también reside en Jacinto Lara y sabe que se realizarán elecciones presidenciales el 28 de julio, pero al ser consultada sobre sí conoce a los candidatos que participan en la contienda dice no saber aún quiénes son los aspirantes a la presidencia; no obstante, manifiesta que saldrá a ejercer el voto ese día porque “debe hacerlo”.

Para Daniela Alvarado, investigadora de Ipys Venezuela, “se está vulnerando el derecho de acceso a la información pública, un derecho fundamental y además un derecho clave porque permite el ejercicio de otros derechos esenciales. En la medida de que las personas estén debidamente informadas, ellos van a poder participar en los espacios, procesos y actividades que permitan cambios que puedan sensibilizar y generar conciencia sobre los problemas y las situaciones y limitaciones que los afectan como ciudadanos en las localidades donde viven”, dijo Alvarado.

La especialista de Ipys Venezuela consideró que, en los procesos electorales, conocer quienes participan en estos comicios, cómo se realizan y el impacto que tienen en sus vidas, les permitirá tomar decisiones más responsables sobre algo que perjudica directamente su bienestar.

Alvarado explicó que la desinformación electoral afecta la capacidad de las personas para participar adecuadamente en las elecciones presidenciales y en la toma de decisiones como ciudadanos. Esto vulnera el derecho de acceso a la información pública y otros derechos fundamentales. Es relevante y esencial estar informado para poder participar en sociedad y como ciudadanos generar cambios positivos de incidencia colectiva.

Este contenido es un producto del taller «Cómo hacer una cobertura electoral de calidad en tiempos de desinformación», de la Escuela Cocuyo 2024, el programa de formación y actualización de Efecto Cocuyo.