Sala de redacción

Cambio de nombres en colegios genera confusión en algunos mirandinos rumbo al 28 de julio

El anuncio del cambio de nombres a más de 6000 colegios en Venezuela despertó una ola de suposiciones sobre el objetivo real tras esta decisión 10 julio 2024

Por Ángel Vizcaya/Escuela Cocuyo

El anuncio del cambio de nombres a más de 6000 colegios en Venezuela despertó una ola de suposiciones sobre el objetivo real tras esta decisión. Se especuló que la resolución del Ministerio de Educación era parte de una estrategia del oficialismo para causar confusión de cara a las elecciones presidenciales del 28 de julio.

El 9 de abril la ministra de educación, Yelitze Santaella, anunció la actualización de epónimos en 6.415 colegios en todo el territorio nacional. Pero hasta el momento, aún no hay registro público sobre cuáles instituciones han cambiado de nombre.

En el estado Miranda, una de las entidades más pobladas de Venezuela y la segunda con mayor cantidad de electores de acuerdo con el último censo del Consejo Nacional Electoral (CNE) en 2021, se ha efectuado 80% de los cambios asignados, según la profesora Carmen Montilla, coordinadora del Centro de Desarrollo por la Calidad Educativa (CDCE) de Miranda. “La idea es cerrar (el cambio de epónimos) al 100% el presente año escolar”, aseguró.

Luis Peche, politólogo y gerente de operaciones de la consultora Sala 58, comentó a los medios que es “indudable” que el cambio de nombres en los recintos educativos causará confusión.

Peche mencionó que si una persona que se busca en el CNE para confirmar su centro de votación ve que aparece el nombre del nuevo centro, se podría confundir. También señaló que el CNE tiene la obligación de actualizar el registro. Pero, de acuerdo con el periodista especialista en temas electorales Eugenio Martínez, este no será el caso, al menos no en las venideras elecciones.

Cambio de epónimos no tiene incidencia en el CNE

Martínez puntualizó que el CNE no procesó estos cambios en la información de la tabla mesa, la cual es la distribución de los centros de votación en Venezuela.

“Todos los colegios mantienen el nombre original que tenían. Si un elector va a revisar sus datos para saber dónde está asignado, y está asignado en alguno de esos colegios que cambió de nombre, va a encontrar el nombre original del colegio”, aseveró.

No obstante, el experto acotó que sí hay un escenario que podría confundir, “especialmente a nuevos electores”. Refirió este ejemplo: si una persona busca su información electoral verá el nombre original del centro, pero si cuando acude a la institución, esa infraestructura ha cambiado el nombre, “eso pudiese generar algún tipo de confusión”.

Además comentó que, para efectos prácticos, esto no tendría incidencia en el escrutinio de votos. “El escrutinio de las actas no se hace en función del nombre, sino de un código numérico que se construye según el estado, el municipio, la parroquia”, indicó.

Opinan los mirandinos: desconcierto y confusión

El equipo de Runrun.es llevó a cabo una consulta online, vía Google Form, aplicada a 50 residentes de distintos municipios de Miranda.

70% de los encuestados coincidió en que este cambio de nombre a colegios podría confundir a electores que votan por primera vez, personas mayores o gente que haya actualizado sus datos recientemente.

Asimismo, 64% admitió no tener conocimiento sobre el cambio de nombres. En esta muestra, 15% verificó sus datos en la web del CNE para corroborar el nombre y dirección de su centro de votación, ya que sintieron confusión tras conocer la noticia del cambio de epónimos.

William Montero, residente de Chacao que actualizó sus datos en el RE, afirmó que, de presentarse un escenario como el que describe Martínez, “sería un poco desconcertante no saber qué fue lo que ocurrió”. Montero, quien es estudiante de comunicación social, sugirió que ese tipo de cambios deberían de ser informados a las personas que se registran por primera vez o aquellos que, como él, actualizan sus datos.

Por su parte, Gabriella Anderson, residente del municipio Guaicaipuro, se registró este año en el RE. Le pareció que “es muy extraño que en plenas inscripciones cambien los nombres de todas las unidades educativas”.

¿Estrategia política o reivindicación?

A pesar de las opiniones que apuntan a que estos cambios responden a una estrategia política para confundir, el director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, Benigno Alarcón, augura poco éxito para este plan.

Alarcón explicó que, normalmente, la mayoría de la gente vota en un sitio porque vive o está familiarizado con el lugar, lo que reduce la posibilidad de confusión por la facilidad para saber si hubo algún cambio o no. “Sí puede haber un porcentaje pequeño que se confunda, pero al final del día la mayoría de la gente sabe dónde votar”, afirmó.

En contraste, la coordinadora del CDCE de Miranda, la profesora Montilla, señaló que el cambio de los epónimos pretende “darle un mayor sentido de pertenencia a las escuelas dentro de una comunidad”. Dijo que es importante que las escuelas resalten personajes históricos o importantes para la comunidad.

Representantes de la zona educativa de Miranda indicaron que sectores como Valles del Tuy o el Municipio Paéz son los que tuvieron más cambios de epónimos. Foto: Ángel Vizcaya. 

Al preguntarle sobre las palabras de Carlos Trapani, director de Cecodap, quien considera que estos cambios no son prioridad para el sector educativo y que se destinaron recursos que pudieron ser mejor aprovechados, la profesora Montilla respondió que esta medida “se inició por algo”, como el rescatar la “identidad nacional bolivariana” y que, de ahí, “pudiera apoyarse para seguir mejorando la calidad educativa, que hay que mejorarla mucho”. También rescató la creación de centros electorales que ha impulsado el gobierno para acercar el derecho al voto a las zonas más alejadas de los grandes colegios.

Sobre esto último, la ONG Acceso a la Justicia recordó en 2023 que para las parlamentarias de 2015 el organismo comicial creó 735 colegios de votación. 26 de estos nuevos centros eran en sedes de consejos comunales y 14 en simoncitos (jardines de infancia administrados por el Gobierno).

“En estos centros pequeños es donde se suelen fraguar los triunfos del chavismo”, sostiene  Eugenio Martínez.

Otras estrategias de confusión y desinformación electoral

A la par del cambio de nombre a miles de colegios, Martínez recordó algunas acciones que, a su parecer, son estrategias creadas para confundir a la población electoral en tiempos recientes. El experto enumeró tres principales a las cuales estar atentos:

  • Partidos que teóricamente son de oposición y copian la identidad de la MUD.
  • Cerca de un 30% de partidos fueron creados «exclusivamente para esta elección» del 28 de julio.
  • Hacerles creer a los electores que pueden saber por quién votan.

Sobre lo primero, el periodista puso el ejemplo del partido MIN Unidad, que en el pasado ha copiado no solamente un color similar, sino prácticamente los mismos símbolos de la tarjeta de la MUD.

En cuanto a los partidos nuevos creados, Martínez explicó que en el tarjetón de la pantalla de la máquina se deben encontrar 38 partidos. “42% de esos partidos son organizaciones que fueron intervenidas por algún momento por el Tribunal Supremo de Justicia”, aseguró.

Respecto a la tercera estrategia, refirió una frase famosa de Nicolás Maduro en 2013, en la que decía que él sabía quién había votado por Chávez y quién había dejado de votar por él. Esta última estrategia, parafraseando al experto, es una noticia falsa, ya que la confidencialidad del voto secreto es bastante más segura de lo que muchos piensan.

Por su parte, el analista político Alarcón agregó otro antecedente claro de confusión electoral. En 2017 se cambiaron a personas de su centro de votación sin previo aviso. “Esto generó caos y una confusión total. Ahí hubo una estrategia más maliciosa, más evidente, más descarada”, subrayó.

Esto último no es un hecho aislado. Fernando Andrade, presidente de COPEI ODCA en Táchira, denunció en abril la creación de 47 nuevos centros de votación a los que, presuntamente, les han puesto nombres con tinte político, como Ernesto “Che” Guevara.

Miranda: colegios que han cambiado sus epónimos

El registro completo de las 180 instituciones que cambiaron de nombre en Miranda aún se desconoce, al igual que en las demás entidades del país. No obstante, en la investigación para este reportaje se pudo identificar algunos de los recintos que tuvieron cambios.

En Ocumare del Tuy, estado Miranda, la Escuela Básica Nacional Aragüita II cambió de nombre, y es una de las más grandes y con mayor cantidad de votantes del pueblo tuyero.